Defensa personal femenina -Generalidades-

defensa personal en Ponferrada, defensa personal femenina
Descripción breve:
Oferta especial fin de año

  INTRODUCCIÓN

   Los seres humanos, igual que la naturaleza, estamos en permanente evolución y por ello, afrontamos constantemente nuevos retos. El camino no es generalmente fácil, dadas nuestras limitaciones y capacidad para adaptarnos a los nuevos retos. Esto puede generarnos una situación de estrés que nos hace responder, en ocasiones, de forma inadecuada y desproporcionada, llegando a provocar una agresividad negativa que puede manifestarse en violencia y agresividad.

   Desgraciadamente, violencia y agresividad son rasgos que están instalados en nuestra sociedad, por lo que deberíamos ser capaces de poder afrontarlos para alcanzar un alto grado de ese bienestar que todos anhelamos. Pero, como siempre, son las personas y los grupos sociales más débiles los que más la padecen, a pesar de estar en una sociedad moderna, plural y democrática, donde se habla mucho de igualdad de derechos y oportunidades.

   Podriamos hablar de distintos tipos de violencia, tales como verbal, psicológica, física... y sus manifestaciones en ambitos como laboral, familiar, formativo, etc.

   Haciendo referencia sólamente a la violencia de género, que afecta en mayor medida a las mujeres, donde según diversos organismos internacionales, es la primera causa de muerte en las mujeras de una edad comprendida entre los 15 y 44 años. Cabe destacar que en el mundo, más de una de cada tres mujeres han sufrido algún acto de violencia de género (acoso, abuso, maltrato, violación...).

   Esta agresividad es la forma más brutal de la desigualdad que existe en nuestra sociedad. Es realmente escandalosa la dramática realidad que podemos ver constantemente en los medios de comunicación.

   Todo ello puede producir un sentimiento de vulnerabilidad que genera un miedo inconsciente que limita la capacidad de proyectar, hacer actividades, etc.

     FUNDAMENTOS DE LA DEFENSA PERSONAL FEMENINA

     Hay determinados pilares fundamentales para una correcta formación en la defensa personal femenina que han de abarcar aspectos psicológicos, físicos y técnicos, teniendo en cuenta que, generalizando, la mujer se enfrentará a un adversario en situación de menor estatura, peso, con menor agresividad, más conciliadora y un largo etc. Por todo ello, se hace necesaria una especificidad técnica y táctica, así como psicolçogica, para poder controlar un alto índice de estrés, entre otros factores.

   En nuestras clases, no se trata de "vencer", se trata se poder afrontar y superar estas situaciones sin sufrir daño. En otras palabras, aunque no sea del todo correcto, tener la capacidad y el conocimiento para que la bella pueda convertirse en la bestia, ante una agresión.

   Miedo, vergüenza, justificación, indefensión adquirida... son algunos aspectos que se llegan a superar, transformándose en algo tan valioso como seguridad y libertad.

     DESARROLLO GENERAL DE LAS CLASES

   Nuestras clases están diseñadas específicamente, en base a sus características como mujeres.

   Inicialmente se incorpora una parte teórica enfocada a la autoestima y la comprensión técnica de lo que se vaya a trabajar.

   Posteriormente, unos minutos necesarios mara mejorar el acondicionamiento, continuando con el estudio técnico más detallado y su aplicación, así como correcciones y posibles variaciones en base a distintas circunstancias que se puedan plantear. Todo ello, para progresar de una simulación en el aprendizage a un acercamiento progresivo a la realidad que permita adquirir paulatinamente un alto nivel de seguridad ante diferentes situaciones.

   ¿QUE SE APRENDE?

   Actitud, postura, gesto, fluidez, reflejos, alineaciones, soportes que puede proporcionar el medio, improvisación, adaptación, previsión y superación serían algunas de las claves que se desarrollan en las clases, desde una perspectiva ténico táctica.

  Para concluir, quisiera hacer referencia a otra actividad que practico con cierta regularidad, relacionada con la navegación y la travesía en mar, en la que el chaleco salvavidas no es obligatorio pero si altamente recomendable, donde se suele decir: llévalo siempre puesto y posiblemente no lo necesites nunca, pero si lo necesites y no lo llevas puesto, tal vez no lo necesites nunca más.